Saltar al contenido

Chistes andaluces

Chistes andaluces
Chistes andaluces
Además de ser famosos por ser perezosos y torpes, su ingenio para los chistes y su particular acento los convierte en el blanco perfecto para los mejores chistes: descúbralo en esta lista de chistes andaluces que le harán reír sin parar. Chistes andaluces cortos y largos, de todos los colores para romper la caja!

Chistes andaluces

  • A malentendido

– Hola, ¿son los exámenes de jardinería?

– No, te has equivocado de planta.

– Bueno, tuvimos un buen comienzo…

  • El Jorobado

Un jorobado andaluz está cantando en la calle:

– En mi pesho tengo un flooooooor!

Da un paso al lado y lo responde:

– ¿Y qué hay de la olla en su espalda?

  • Vicios

– ¿Cuántos vicios tienes?

– ¿Yo? No bebo, no fumo, no juro.

– ¿Estás seguro?

– ¡Maldita sea, me he vuelto a dejar el tabaco en el bar!

  • En el bar

En cualquier bar andaluz:

– ¿Qué le sirvo?

– Un cubata

– ¿Ron?

– ¿Harry?

– ¡Dios mío, qué sorpresa!

– ¿Qué haces como camarero?

– Llegué por arte de magia

  • El juicio

– Cuéntame tu versión de la historia”, dice el juez.

– Verá, estaba en la cocina con el cuchillo de jamón. Cuando mi esposa entra, tropieza, cae sobre el cuchillo y se lo clava en el pecho.

– Ahora… – dice el juez – continúa…

– Así que, hasta siete veces.

  • Lacoste

Apuesto a que no sabes por qué el cocodrilo de “LACOSTE” tiene la boca abierta.

– Porque empiezan a coserlo por los huevos.

  • La aguja y el pajar
Te Recomendamos:   Chistes de tontos

Era un tipo tan gafe, pero tan gafe, que se sentó en un pajar y clavó la aguja.

  • Uno de Jaimito

La madre de Jamito, dice:

– Vamos a la peluquería

– No… no tengo ganas.

– Pero Jaimito, ¿por qué tienes miedo de ir a la peluquería?

– Porque hay una crema que quita diez años y yo sólo tengo siete.

  • Tres gitanas

Son tres gitanas de Andalucía (mujeres andaluzas de las cuatro costas), y hablaban de sus hijos.

La primera, dice:
– Mi Antonio, mi Antoñín es el mejor, porque el otro día fue al supermercado, y se los llevó a todos, tomó detergente, también tomó la cerveza de su padre y muchas otras cosas. En conclusión, llevamos un mes cagándonos encima.

El segundo gitano dice:
– Esto no es nada, mi Pepín, fue a la casa de los electrodomésticos y sí atrapó cosas; atrapó tres refrigeradores, congeladores, secadores y muchas otras cosas. Lo bueno de todo esto es que ocurrió delante del guardia de seguridad y el tipo ni siquiera se dio cuenta, y hemos sido reyes durante un año.

El tercer gitano empieza a reírse y dice
– Puaj, mi Josua…(el segundo dice pero aún no ha nacido) Pues te diré: mi chichi me picaba, y con esto me rascaba y al quitarme la mano me había quitado el anillo, los brazaletes de oro y el reloj. Mira qué listo es el bastardo…