Saltar al contenido

Chistes crueles de gordas

Chistes crueles de gordas
Chistes crueles de gordas
Uno de los clásicos a la hora de contar chistes son los chistes de gordos. Dan mucho juego, y por eso hay una gran diversidad de chistes de gordos.

Chistes crueles de gordas

– ¿Estoy gorda, amor?
– No, yo diría que tienes un cuerpo medio….
– ¿Cómo de común?
– Bueno, común camión, mi amor.


– ¿Cómo se queda un mago después de comer?
– Magordito


– Hombre, has engordado mucho, ¿por qué?
– Por no discutir
– ¡Imposible, no puede ser!
– Pues debe ser otra cosa


– María se deshizo de 70 kilos de grasa inútil.
– ¿Cómo lo hizo?
– Se divorció.


Un hombre muy gordo está parado frente a una escuela.
El conserje se fija en él y le pregunta:
– Disculpe, ¿espera usted a un niño?
– No, siempre he sido así.


– Acto I
Un grupo de mujeres gordas salió a bailar con un grupo de mujeres flacas.
– Acto II
Un grupo de mujeres gordas sale a bailar
¿Cuál es el nombre de la obra?
Lo que el viento se llevó y lo que no pudo quedarse


-¿Puedo comer un trozo pequeño de pastel? Pero así, súper pequeño, porque estoy a dieta.
-¿Así? ¿Como los otros siete?
-Sí, por favor.


-¿Es en serio, doctor?
-¿Has oído ese dicho de que lo que no mata engorda?
-Sí.
-Bueno, debe haber comido algo que no engorda.


-Todos los hombres son igual de superficiales.
-Yo no lo soy.
-Sí, pero eres gordo.


Era un tipo tan gordo que su ángel de la guarda tenía que dormir en otra cama.

Te Recomendamos:   Chiste de ladrillito

Había una vez una mujer tan gorda, pero tan gorda, que cuando estaba tomando el sol en la playa llegó Greenpeace y la tiró al mar.


– Oye, dile a tu hermana que no está gorda, sólo es una talla “L” fante….


¡¡¡¡¡Ya sé por qué estoy engordando, es el champúo!!!!! Hoy me he dado cuenta de que en el envase pone “para dar cuerpo y volumen”; así que desde hoy empiezo a bañarme con jabón lavavajillas, que pone “disuelve la grasa, incluso la más difícil”.


Un niño fue golpeado por la vecina y la madre furiosa fue a pedirle explicaciones:
– ¿Por qué le pegó a mi hijo?
– Por ser maleducado, me llamó gordo.
– ¿Y cree que pegándole va a adelgazar?


– Doctor, últimamente me siento más gordo y feo, ¿qué me pasa?
– Muy cierto.


– Amigo, si quiere perder peso, le recomiendo 10 manzanas al día.
-¿Crudas? ¿Verdes o rojas?
– Correr la bola de grasa, correr


-Queridos alumnos, mi deber es enseñaros a respetar a las personas y promover la tolerancia entre vosotros.
-Una pregunta, profesor.
-Dime gorda.


Primer acto: una mujer gorda con una escopeta.
Segundo acto: una mujer gorda con un tanque de guerra.
Tercer acto: una mujer gorda con una pistola.
– ¿Cuál es el nombre de la obra?
– La mujer gorda está armada