Saltar al contenido

Chistes de abuelas

Chistes de abuelas
Saca tu pañuelo y prepárate para llorar de la risa con estos chistes divertidos en los que los abuelos y las abuelas son los protagonistas.

Chistes de abuelas

Un abuelo para su nieto:
– Lo aburrida que está la televisión últimamente.
– Abuelo, eso no es la televisión: estás viendo el microondas


Llaman a la puerta, el niño viene a abrirla. Vuelve y la madre le pregunta:
– ¿Quién era, niño?
– Eran unas monjas que pedían el asilo.
– ¿Y qué les diste?
– Les di al abuelo


Hablando de la muerte:
– Lo que me gustaría es morir durmiendo pacíficamente, como mi abuelo… y no gritando de terror como sus pasajeros.


Siempre me ha fascinado el ballet. Cuando tenía 30 años, fui a ver a los bailarines.
– ¿Y después?
– Cuando tenía 40 años, fui a escuchar la música. Y ahora, a los 50, voy porque los asientos son tan cómodos


Dos amigos se encuentran y uno dice:
– No sé qué hacer con mi bisabuelo, se muerde las uñas todo el tiempo.
– La mía era igual, y me deshice de su manía en un momento.
– ¿Cómo? ¿Le ataste las manos?
– No, escondí sus dientes


– Abuela, gracias por el regalo.
– Fue una tontería.
– Eso es lo que dije, pero mamá me dijo que te llamara de todos modos


– Un niño rompe el jarrón de su madre, y antes de que esté listo para regañarla, el niño se apresura a decir
– No diré nada en presencia de mi abogado. …. Abuelaaaaaa


Son dos viejos hablando, y de repente uno le pregunta al otro:
– ¿Cuántos años tienes?
Y él responde:
– Ochenta y tantos
Entonces el otro le dice:
– Bueno, tengo ochenta y tres y no tengo pico entre horas

Te Recomendamos:   Chistes para listos

Papá, ¿los marcianos son amigos?
– ¿Por qué lo preguntas, lo son?
– Es que se llevan a mi abuela.
– Bueno, son amigos


– Un abuelo muy viejo en el gimnasio…
– Hey chico… ¿Qué máquina tengo que usar para recoger un 30?
– Yo diría que… el cajero automático


Dos ancianas han estado sentadas en la iglesia durante un tiempo. Una de ellas dice:
– Mi trasero está dormido…
– Sí, ya lo he sentido roncar tres veces, responde la otra


– ¿Y el novio, mija?
– ¿Y los dientes, abuela?


– ¿Cómo se dice en japonés que una abuela ha muerto por comer gambas en mal estado?
– Camarón-chunga-yaya-tumba


– Alcánzame lo que dejé allí dentro de ese
– ¿Qué?
– Dios mío, Pepito, ¿no lo sabes?