Saltar al contenido

Chistes de barcos

barcos
Chistes de barcos
Encontrarás los mejores chistes de barcos.

Chistes de barcos

  • Un marinero de un barco que se hunde grita desesperadamente:
    – ¿Hay alguien a bordo que sepa rezar con devoción?
    – Sí, yo, responde un pasajero.
    A lo que el marinero responde:
    – ¡Perfecto, porque nos falta un chaleco salvavidas!
  • – Papá, ¿cuántas anclas tiene un barco?
    – Once
    – ¿Estás seguro?
    – Claro, nunca has oído eso de: “Eleven anclas”?
    – Ah si, es verdad. Gracias Papi!
  • El capitán del Titanic estaba en su camarote revisando los mapas cuando entra un marinero muy nervioso y le dice:
    –Mi capitán, tengo 2 noticias, una buena y otra mala, ¿Cuál prefiere?
    –Pues la verdad… mejor dame la buena porque hoy llevo un día horrible.
    –¡Nos van a dar 9 Oscar!
  • -Mi mujer quiso salir a la cubierta del yate y se golpeó con la ventana.
    -Escotilla…
    -Un montón , no veas como pone a todas las vecinas!
  • En un barco que sufre un naufragio
    – ¡Capitán, capitán, no se vaya que aún quedan mujeres en el barco!
    – Si hombre, para mujeres estoy yo ahora.
  • El Capitán de la Nave dijo:
    – ¡Suban las velas!
    …y los de abajo se quedaron a oscuras…
  • En un crucero, un borracho le pregunta a un hombre:
    – ¿Donde está el capitán?
    – Por babor
    – Por babor, ¿Donde está el capitán?
  • – Había un hombre ahogándose en el mar y pasó un barco y le preguntó:
    – Lo puedo ayudar?
    – No gracias se que dios me salvara.
    – Luego pasa otro barco y le preguntaron: ¿Necesita ayuda?
    – No gracias se que Dios me salvara.
    El hombre se muere, va al cielo y le dice a Dios:
    – Dios por qué no me has salvado
    y Dios le dice:
    – Si te mande 2 barcos TONTO!
Te Recomendamos:   Chistes de panaderos
  • Hace mucho tiempo vivió un hombre de mar, el Capitán Bravo. Era muy valiente y jamás mostró temor ante un enemigo. Una vez, navegando los siete mares, el vigía vio que se acercaba un barco pirata, y la tripulación del barco se volvió loca de terror. El capitán Bravo gritó
    – Traigan mi camisa roja!!
    y llevándola puesta instigó a sus hombres al ataque, y vencieron a los piratas. Unos días más tarde, el vigía vio dos barcos piratas. El capitán pidió nuevamente por su camisa roja, y la victoria volvió a ser suya.
    Esa noche, sus hombres le preguntaron por qué pedia la camisa roja antes de entrar en batalla, y el capitán contestó:
    – Si soy herido en combate, la camisa roja no deja ver mi sangre, y mis soldados continúan peleando sin miedo.
    Todos los hombres quedaron en silencio, maravillados por el coraje de su capitán.
    Al amanecer del día siguiente, el vigía vio no uno, no dos sino DIEZ barcos piratas que se acercaban. Toda la tripulación dirigió en silencio sus ojos al capitán, que con voz potente, sin demostrar miedo, gritó:
    – Tráingame mis pantalones marrones!