Saltar al contenido

Chistes de burros

Chistes de burros
Chistes de burros
Unos buenos chistes de burros nunca caen mal y si nos garantizan risas… ¡mejor aún!

Chistes de burros

Había una vez un rey que quería ir a pescar. Llamó al meteorólogo real y preguntó por el pronóstico del tiempo para las próximas horas. El meteorólogo le aseguró que no había ninguna posibilidad de lluvia en los próximos días.
Así que el rey fue a pescar con su esposa, la reina. En el camino se encontró con un granjero que iba en su burro. Al ver al rey, el granjero le dijo:
– Su Majestad, debe regresar al palacio de inmediato porque en poco tiempo una gran cantidad de lluvia caerá en esta zona.
El rey hizo caso omiso confiando en su pronosticador profesional del tiempo. Así que siguió su camino.
Poco tiempo después una lluvia torrencial cayó del cielo. El rey y la reina quedaron totalmente empapados y su séquito se rió al verlos en ese estado tan vergonzoso.
Furioso, el rey regresó al palacio y dio la orden de despedir al profesional. Entonces convocó al granjero y le ofreció el prestigioso y muy bien pagado trabajo de pronosticador real.
Pero el granjero le contestó:
– Su Majestad, no sé nada de previsiones, obtengo mi información de mi asno, si veo las orejas de mi asno caer, significa con certeza que lloverá.
Así que el rey contrató al burro. Y así comenzó la práctica de contratar burros para trabajar en el gobierno y ocupar las posiciones más altas e influyentes.


Estaba Noé en el arca con todos los animales, y para que no se reprodujeran, le corta el miembro a todos los machos y los pone en un saco grande, después de los 40 días de diluvio cuando ya están en tierra firme los reúne para devolverle su respectivo a cada uno…
Primero saca la del león y dice el león: esa es mía
Saca la del cerdo y dice el cerdo: esa es mía…
Luego saca la del burro, y la mona le dice al mono que tiene al lado: ¡dile que es tuya, dile que es tuya!

Te Recomendamos:   Chistes de cirujanos

Dios estaba creando el mundo y le estaba poniendo el nombre a los animales:
-Tú te llamarás gallina
-Tú te llamarás caballo
-Tú te llamarás burro-
Y siguió poniéndoles sus nombres y después el burro pregunta:
-¿Cómo me llamaba yo?
Y dios contesta:
-Burro
Después de 3 minutos más, el burro pregunta:
-¿Cómo me llamaba yo?
-Burro
Y así cinco veces más le vuelve a preguntar:
-¿Cómo me llamaba yo?
Él le responde:
-Burro idiota
Y el burro dice:
-Yo ya me estaba aprendiendo el nombre y usted ahora me dice el apellido!


Un burro muere frente a una iglesia. Una semana después el cuerpo seguía allí, el Padre se decidió llamar al jefe de policía.
– Sr. policía tengo un burro muerto hace una semana frente a la iglesia!
El policía, gran adversario político del padre contesta:
– Pero padre, ¿No es el Señor quien tiene la obligación de cuidar de los muertos?’
– ¡Asi es! Pero también es mi obligación de avisar a los parientes…


En un pueblo se está construyendo una carretera. Un pueblerino se sentaba largas horas a ver como se realizaba la obra cuando se topó con el ingeniero.
– Hola, soy George Frank Steven, el ingeniero que hizo los estudios y encargado de la obra y la maquinaria.
– Hola, yo soy Federico Díaz, soy del pueblo de al lado.
– Veo que nunca habías visto cómo se hace una carretera moderna. Dime, ¿Cómo hacen las carreteras en tu pueblo?
– Bueno, en mi pueblo cuando queremos hacer una carretera de un pueblo a otro, soltamos un burro viejo y el animal escoge el camino más corto y más seguro y por ese camino hacemos la carretera.
– ¿Y qué pasa si no tienen un burro?
– ¡Llamamos a un ingeniero!

Te Recomendamos:   Chistes gallegos cortos

Un Gallego tenía una fábrica de chorizos y estaba enseñando a su hijo cómo funcionaba.
– Hijo, si metes un burro por este agujero, pasará por esta máquina y saldrán por aquí los chorizos.
El hijo luego de pensar un rato le pregunta…
– Padre, ¿y si meto un chorizo por este agujero, entonces saldrá un burro por el otro?…
– ¡NO! nooo… nooo… metes un burro por acá, pasará y saldrán por aquí los chorizos…
– ¡Ahhh…! entonces, meto el chorizo por acá y por allá saldrá un burro!!!…
Desilusionado, el padre le responde.
– No, hijo…, el único agujero al cual le puedes meter un chorizo y sale un burro, lo tiene tu madre