Saltar al contenido

Chistes de embarazadas

Chistes de embarazadas
La maternidad es un asunto tan serio que a veces hay que tomarla con un grano de sal. Muchos padres, especialmente las madres, deciden vivir esta experiencia trascendental de la vida de una manera divertida, que es mucho más satisfactoria para ellos.

Chistes de embarazadas

  • – ¡Ring! ¡Ring!
    – ¿Sí?
    – ¡Doctor mi mujer está a punto de dar a luz!
    – ¿Es su primer hijo?
    – No, soy su marido
  • – ¿Qué os ha dicho el médico?
    – Pues que me quedan 8 meses de vida
    – ¿En serio? ¿Pero qué tienes?
    – Yo nada, pero mi mujer está embarazada
  • Llega un niño donde su mamá que está embarazada y le pregunta:
    – Mamá, ¿qué tienes en la tripa?
    – Un niño.
    – ¿Y quién te lo dio?
    – Tu papá.
    Y el niño va corriendo donde su papá y le dice:
    – Papá, ¡No le andes dando niños a mi mamá porque se los come!
  • – ¡Mamá, mamá! Tengo dos noticias, una buena y una mala.
    – Dime la buena primero.
    – La buena es que he superado una prueba con positivo alto.
    – ¿Y la mala?
    – Pues…que era un test de embarazo…
  • Sale el doctor después del parto y le dice al padre:
    -Tuvimos que ponerle oxígeno a su hijo.
    Y el padre contesta: “Y yo que le quería poner Pedro”.
  • Tres amigos están jugando póquer. Uno empieza a hablar sobre su esposa cuando iban a tener un hijo. Antes del parto, ella estaba leyendo Blancanieves y los 7 enanitos, y nacieron 7 niños y una niña.
    “La mía”, dijo otro de los amigos, “estaba leyendo Peter Pan y tuvo un niño.
    “¡Caray!”, dijo José, “al hospital, rápido, ¡mi esposa está leyendo los 101 dálmatas!”
  • – Hija mía, tengo que decirte que eso que has hecho no tiene nombre.
    – Tranquilo papá, tengo 9 meses para buscarle un nombre.
  • Entra una chica en el autobús y al ver que no hay sitio le dice a un chico.
    – Hola, me dejas sentar, es que estoy embarazada.
    – Señora, no se le nota nada de nada. ¿De cuánto está?
    – De hace 15 minutos, me tiembla todo aún.
  • – Mamá, mamá, ¿es cierto que los niños los trae la cigüeña?
    – Sí, hija mía.
    – ¡Buff, qué alivio! Entonces no estoy embarazada.
  • – Cariño, ¡estoy embarazada! ¿Qué quieres que sea?
    – ¡Mentiraaaa!!!
Te Recomendamos:   Chistes de científicos