Saltar al contenido

Chistes de enfermedades

Chistes de enfermedades
Chistes de enfermedades
Doctores, pacientes, enfermeras… Un mundo entero donde las condiciones y enfermedades más graves se tratan con sentido del humor. La risa es la mejor terapia y el sentido del humor es el mejor seguro de vida.

Chistes de enfermedades

Una vieja va al medico: Doctor, doctor: – tengo muchos gases; pero lo bueno es que no huelen , ni se escuchas; sino mire Usted, me acabo de tirar como veinte y Usted ni cuenta se ha dado.
El medico le receta un medicamento y le dice que en una semana regrese.
A la semana siguiente, entra la vieja a la consulta y dice: – Oiga doctor: ¿Qué me dio que ahora los gases huelen; y muy feo?
El medico dice: – Muy bien , el problema de la sinusitis esta resuelto; ahora veremos los oídos.


La mujer de Anselmo lo lleva desesperada al doctor: Doctor, mi esposo se cree calendario.
El doctor hace pasar a Anselmo, y le pregunta:
– Dígame, desde cuándo se cree calendario.
Y este responde: Desde el primero de enero de 2007, doctor.


Doctor, un ciego quiere verlo. Dígale que yo no hago milagros.


Tocan la puerta: Soy el Doctor, a una consulta a domicilio. Y el esposo le dice: Es mi esposa. – Magdalena, te busca el doctor. y ella responde: – Dile que venga mañana que estoy enferma.


Un paciente se despierta después de la anestesia, y ve a un señor a su derecho y le pregunta: – Doctor, todo salió bien en la operación. Y el médico le responde: – A ver, yo no soy su médico, soy San Pedro, y segundo esto no es un hospital, es el cielo.


Felicidad va al médico y le dice: Doctor, tengo complejo de fea. De complejo nada.

Te Recomendamos:   Chistes de bebes

Doctor, me tiemblan mucho las manos. – Felicidad no será que bebes demasiado alcohol? – ¡Que va, si lo derramo casi todo!


Doctor, mi mujer tiene tres pechos. – ¡Ah! Y quiere que le extirpe uno de ellos, ¿verdad? – No, que me implante a mí otra mano.


Doctor, doctor, tengo un testículo de hierro y otro de madera.¿Y usted tiene hijos? Sí, Robocop y Pinocho.


Un matrimonio va al médico y tras examinar a la mujer, el médico le dice al marido: -La verdad es que no me gusta el aspecto de su esposa. -Ni a mi, pero su padre es rico.


¡Doctor!, ¡Doctor! ¡Tengo un hueso afuera! – ¡Pues dile que pase!


Este es un hombre con muchos pelos que va al medico y pregunta: ¿Doctor, doctor que padezco?
Y el doctor contesta padece un osito.


Doctor vengo a que me ayude con mi problema de doble personalidad… Pues pase adelante y conversamos los cuatro


Doctor, doctor, estoy nervioso, es la primera operación de mi vida.
Tranquilícese, que este es mi primer empleo como cirujano.


Señora, en la próxima consulta será importante que analicemos el inconsciente. Doctor, va a ser difícil que el desgraciado de mi marido quiera venir conmigo.