Saltar al contenido

Chistes de familia

Chistes de familia
Chistes de familia
Las madres, los padres, los hijos, las suegras y todos los demás familiares son los protagonistas de estas bromas.

Chistes de familia

  • -Yo tengo cinco hijos. – ¿Cómo se llaman? – Uno Cipriano, otro Luciano, otro Aniano, otro Mariano….- Oye, ¿y todos acaban en ano? – No, el quinto es Próculo.
  • -La esposa dice a su marido:- Ahora que va a nacer nuestro segundo hijo, tendremos que mudarnos a una casa más grande.- El hijo que está escuchando le dice a su madre:- Es igual, de todos modos nos seguirá.
  • -Papá, papá, ¿cómo se sabe si un hombre está borracho? -Mira hijo, ¿ves a esos 2 hombres que vienen allá?, si yo estuviese borracho vería 4. -Pero papá, si sólo viene 1.
  • -Unos padres que estaban esperando su segundo hijo, estaban un día pensando qué nombre le iban a poner. Su otro hijo, de 3 años, escuchaba muy atentamente y cuando sus padres ya tenían decidido el nombre, gritó muy contento: -“Estupendo, entonces ahora vamos a pensar los apellidos”.
  • -¿Papá por qué en muchos hoteles regalan niños?- ¿Dónde escuchaste esa tontería?- Lo dijeron en la radio. ¡Dos niños gratis en cada habitación.
  • -El padre mira la factura del colegio de su hijo y le dice:- Nunca pensé que tus estudios fueran tan caros.- Y eso que soy de los que menos estudian…
  • -Papá, papá, la profesora hizo una pregunta y yo fui el único que levantó la mano. -¿Y qué preguntó? -¿Quién no hizo la tarea?
  • -La mamá de Jaimito le enseña orgullosa la foto de boda. – Este es papá. – ¿Es éste?, y entonces, ¿quién es el calvo y gordo que vive con nosotros?
  • – Pues ya he conseguido que mi novio me hable de matrimonio, después de haber estado saliendo seis años.
    – Ah, si? Y que te ha dicho?
    – Que tiene esposa y tres niños.
  • Le dice el mosquito hijo a su madre:
    – Mamá, mamá, ¿por que tenemos que visitar cada viernes esta horrible mancha en la pared?
    -¡Niño!, ¡más respeto a la memoria de tu padre!
  • Un judío en su lecho de muerte:
    – María, María… ¿Donde estás, esposa querida, dónde estás?
    – Aquí estoy, esposo mío… a tu lado.
    – ¿Y mi hija Jacobo? ¿Dónde está?
    – Aquí estoy, padre… a su lado.
    – ¿Y mi hija Leyla? ¿Dónde está?
    – Aquí estoy, padre, a su lado.
    – ¿Y mi hijo Isaías? ¿Dónde está?
    – Aquí estoy, padre… a su lado.
    – Pero bueno, ¿quién carajo está atendiendo el negocio entonces?
Te Recomendamos:   Chistes de funcionarios