Saltar al contenido

Chistes de frutas

Chistes de frutas
Chistes de frutas
Chistes de frutas simpáticos y divertidos para pasar un divertido rato.

Chistes de frutas

Una pera esperando el autobús. Llega a una cuadra y le pregunta:

– ¿Ha estado esperando mucho tiempo?

– Toda mi vida.


– ¿Cuál es la fruta que más se ríe?

– La naranja ha ha ha ha


Hay un punk trepando una palmera. Otro pasa y dice:

– ¡Oye! ¿Qué pasa, amigo? ¿Qué estás haciendo ahí arriba?

– Bueno, nada, comiendo higos…

– ¡Pero hombre! En lo alto de una palmera serán dátiles, no higos!

– ¡Compré un kilo de higos y los como donde quiero!


El maestro:

– Luisito, si en esta mano tengo 8 naranjas y en esta otra 6 naranjas, ¿qué tengo?

– Algunas manos la leche de grande, señorita.


Primer acto: aparece una piña entrando en el autobús sin pagar.

Segundo acto: una piña entra en el cine sin pagar.

Tercer acto: una piña entra en una discoteca sin pagar.

– ¿Cómo se llama la película?

– La Piña Colada


Jaimito va a la escuela, y el maestro le dice:

– Jaimito para mañana quiero que me traigas 3 nombres de frutas.

Al final de la clase el maestro le da una carta a Jaimito y le dice: – Dásela a tu hermana.

De camino a casa, Jaimito abre la carta y lee: En el parque a las seis en punto. Cuando llega a casa muy obediente Jaimito le da la carta a su hermana y ella se va al parque, Jaimito le pregunta a su madre si puede ir y le dice que sí. Una vez allí, Jaimito observa cómo la maestra toca los pechos de su hermana.

Te Recomendamos:   Chistes de croquetas

Al día siguiente el maestro de la escuela le pregunta a Jaimito:

– Jaimito me dice las tres frutas. Y él responde:

– Mire, maestro, si vuelve a tocar los melones de mi hermana, le daré una patada a su plátano y los kiwis le saltarán encima.


Tengo mi licencia de manipulador de alimentos…

Ya tengo plátanos y patatas totalmente en contra de las zanahorias.


Hay muchas manzanas en un árbol y de repente una se cae. Todos los de arriba empiezan a reírse y a burlarse del que se ha caído y éste responde:

– No te rías, eres demasiado viejo!


Esta es una dama que se encuentra con un amigo y se lo cuenta:

– ¡Oh, Montserrat, mi marido está en la UCI!

– Y la otra dice: el mío está en el REMOLACHI.


Este es Jaimito en la escuela escuchando en clase lo que el profesor estaba diciendo:

-Niños, para mañana tenéis que venir vestidos de fruta o de verdura para el carnaval, ¿vale?

Al día siguiente, la profesora está mirando cómo van vestidos sus alumnos:

-Hola Juan, ¿de qué estás vestido?

-Tomate, señorita.

-¿Y tú, Carlos?

-¡Voy por la lechuga!

Jaimito aparece completamente desnudo y con una flor en el culo.

-¡Pero Jaimito, por Dios! -¿Qué haces desnudo?

-Yo, señorita, voy como una coliflor