Saltar al contenido

Chistes de hermanos

Chistes de hermanos
Chistes de hermanos
Crecer con hermanos es a veces molesto y angustioso, pero en medio de todo el drama, pueden surgir momentos divertidos.

Chistes de hermanos

– Mamá, mamá… Ya no quiero conocer a mi abuelo. Cállate y sigue cavando.
– Mamá, mamá… Ya no me gusta mi hermanito. Cállate y sigue comiendo.


– Cariño, hoy cumplimos 20 años de casados, ¿por qué no matamos un pavo?
– ¿Y qué culpa tiene el pavo, por qué no matamos a tu hermano que fue el que nos presentó?


¡Papá! ¡Papá! En el colegio, en la clase de informática, me pidieron que explicara la diferencia entre “virtualmente” y “realmente” para mañana.
– Bueno, pregúntale a tu madre si se acostaría con otro hombre por un millón de euros. El niño responde:
– Mamá, ¿te acostarías con otro hombre por un millón de euros?
– Por supuesto que sí.
– ¡Papá! ¡Papá! ¡¡¡¡¡Ha dicho que sí!!!!!
– Bueno, ahora ve y pregúntale a tu hermana.
– María, ¿te acostarías con un hombre por un millón de euros?
– ¡Claro que sí!
– ¡Papá! ¡Papá! ¡¡¡¡¡Ella dijo que sí también!!!!!
– Ok y pregúntale a tu hermano mayor también.
– Juan, ¿te acostarías con un hombre por un millón de euros?
– ¡¡¡Por supuesto!!!
– ¡¡¡¡¡Papá, papá, también ha dicho que sí!!!!!
– Mira, ‘VIRTUALMENTE’ tenemos tres millones de euros, pero ‘REALMENTE’ sólo tenemos un par de putas y un maricón en casa.


Una pareja está en la cama y el hermano pequeño de la novia está en la cama de abajo. Empiezan a besarse y el chico pregunta:
– ¿Qué estáis haciendo?
– Un bocadillo
– Vale, vale.
Momentos después
– ¡Cuidado!
– ¿Qué pasa?
– ¡Me estás manchando de mayonesa!

Te Recomendamos:   Chistes de camareros

-Disculpa… ¿Sabes cómo se dice hermano en inglés?
-No hermano, ni idea


Un día Jaimito espió por la rendija de la puerta de la habitación de su hermana y la vio desnuda tocándose y sofocándose diciendo “¡Un hombre…, Un hombre…!
Al día siguiente vuelve a espiar a su hermana y ve que está haciendo el amor con su novio….
Entonces corre a su habitación, se desnuda y empieza a tocarse diciendo ¡Quiero una bicicleta…, quiero una bicicleta!


Se trata de dos hermanos, que duermen en una litera y el de arriba se pone a rezar:
– Con Dios me acuesto, con Dios me levanto, con la Virgen María y el Espíritu Santo.
En ese momento se cae de la litera y el de abajo le dice:
– ¡¡¡¡Eso te pasa por dormir con tanta gente!!!!


– Mamá, mi hermanito no es un ángel como dijiste que era
– Claro que sí, es un ángel.
– ¡No, porque cuando lo dejé bajar del segundo piso no voló!