Saltar al contenido

Chistes de hormigas

Chistes de hormigas
Chistes de hormigas
Chistes de hormigas para reír mucho con los amigos.

Chistes de hormigas

Esto eran dos hormigas que tomaban el sol en unas tumbonas en medio de una obra, en eso que una le dice a la otra:
– Qué haces sacándote las bragas tía!!
– Es que acabo de escuchar que dentro de un rato viene el hormigón armado.


– Elefantito, elefantito, ¿quieres un dulcecito? —le dice la hormiga al elefante—-
– Si me vuelves a hablar en diminutivo, te aplasto —le contestó el elefante—
Dos horas de silencio después, le dice el elefante a la hormiga:
– Hormiga, ¿quieres comer?
Y la hormiga le contesta:
– No, gracias, no tengo apeto…


Iban dos hormigas de paseo por el desierto cuando una de ellas le dice:
– Se suda.
Y contesta la otra:
– ¡Y tú cabezona!


¿Qué le dice en una obra una hormiga a otra hormiga?
¡Cuidado que viene el hormigón!


– Doctor, doctor, tengo hormigueos en los pies.
– Sin problema, ¡le prescribiré un insecticida!


Cuantas Hormigas Caben En Una Ballena?
.- Ninguna Porque Va Llena


Tres hormigas pasan la noche en el baño de una casa, una en el bidé, otra en la bañera y otra en el retrete.
A la mañana siguiente, dos dicen haber dormido bien pero la del retrete comenta:
-Pues hija, yo he dormido fatal. Primero hubo una lluvia torrencial, luego hubo unos truenos impresionantes y al final cayó un pedazo de tronco que un poquito más y me ahoga.


Había una vez unas hormiguitas que estaban cansadas que un elefante les rompiera el hormiguero, cuando éste se acercaba a una planta para comer. Entonces, las hormigas se pusieron de acuerdo, la próxima vez que venga el elefante, nos subimos arriba de la planta y nos tiramos encima de él y lo picamos todo. Así sucedió, vino el elefante y las hormiguitas se subieron a la planta y se le tiraron encima y lo empezaron a picar. El elefante comenzó a sacudirse y se cayeron todas las hormigas, salvo una que quedó enganchada del cuello. Entonces, las otras hormiguitas le gritaban desde abajo:
¡Ahórcalo! ¡Ahórcalo!

Te Recomendamos:   Chistes de disléxicos

¿Por qué la hormiga no quiere cruzar la calle?
¡Por miedo al hormigón caliente!


Van en un ascensor un elefante y una hormiga y dice la hormiga:
– ¿Cuántos años tienes?
– Yo, tres años. ¿Y tú? – contesta el elefante.
– También tres, pero he estado malita.