Saltar al contenido

Chistes de inocentes

Chistes de inocentes
Chistes de inocentes
Hacer reír es un arte muy difícil, por lo que es mucho más fácil empezar a una edad temprana. Aquí tienes algunos chistes cortos y sencillos para que los más pequeños aprendan el oficio.

Chistes de inocentes

Un niño entra en una óptica y le dice al vendedor
– Quiero comprar unas gafas, por favor.
El vendedor le pregunta:
– ¿Para el sol?
Y el niño responde:
– No. Para mí.


En el colegio la profesora le pregunta:
– María, dime una apalabra que tenga muchas “o”.
Y María responde:
-Goloso, profe.
– Muy bien, María. Ahora tú Pepito.
Pepito se queda pensando y dice….
-Goooooooooooooooooooooool.


Un niño le pregunta a su madre:
– Mamá, mamá, ¿qué tienes en la barriga?
-Es un hijo bebé.
¿Y lo quieres mucho?
-Sí hijo, lo quiero mucho.
Ahmmmm… ¿Y por qué te lo has comido?


Dos ratitas iban caminando por la calle cuando un murciélago los sobrevuela.
-Qué es eso -dice uno de ellos-.
– Mi novio, que es piloto. No sabe
En la clase de historia, le preguntan a Jaimito:
– ¿Qué pasó el 20 de agosto de 1812?
– Qué voy a saber yo, profesor, él aún no había nacido.


A la salida del colegio, una niña le dice a su madre:
– Sabes, mamá, mi redacción ha conmovido mucho a la profesora.
– ¿De verdad?
– Sí, me dijo que era lamentable. Atrasado
Dos amigos van caminando por la calle. Uno pregunta:
– ¿Qué hora es?
– Las doce.
– ¡Qué tarde!
– Deberías haberme preguntado antes.


Camarero, he encontrado un pelo en la sopa y no es mío.
– Démelo, por favor; lo guardaremos por si alguien viene a reclamarlo. Lógica animal
¿Cuál es la diferencia entre una pulga y un elefante?
– Que el elefante puede tener pulgas y la pulga no puede tener elefantes.

Te Recomendamos:   Chistes para listos

Doctor, doctor, me hormiguean los pies.
– Le voy a recetar un remedio.
Un relajante muscular.
¡No, hombre, un insecticida!