Saltar al contenido

Chistes de leprosos

Chistes de leprosos
Chistes de leprosos
Los mejores chistes sobre leprosos, aunque parezcan crueles, te harán reír.

Chistes de leprosos

  • Cuál es la definición de autodestrucción?
    Un leproso epiléptico.
  • Un hombre va al medico, que le dice que tiene lepra y que disfrute de lo poco que le queda de vida. Como a este tío le encanta el baloncesto, va a un partido y se sienta entre el publico. Al cabo de un rato un tío se sienta a su lado, pero de repente se pone verde, se levanta y se va. Esto se repite un par de veces, y el leproso ya esta todo acomplejado. Otro hombre se sienta a su lado, y el leproso dice:
    – No me mire, pero creo que usted estaría mas a gusto en otro asiento, porque yo soy leproso y…
    – Nah, no se preocupe, soy médico, he visto cosas peores.
    – Bueno, usted sabrá…
    Al cabo de un rato, el medico se queda con los ojos abiertos y empieza a vomitar.
    – ¡Pero oiga! ¡Se supone que usted es capaz de soportar el verme!
    – Si no es usted, es su vecino, ¡que esta mojando sus patatas fritas en las llagas de su cuello!
  • Un mendigo entra en una iglesia, se arrodilla, y empieza a rezar:
    – Señor, ya se que me he apartado del buen camino, pero es que no he comido en varios días. Por favor, ayúdame.
    En ese momento, ve que un trozo de carne cae a su lado; tras dar las gracias, lo devora ávidamente.
    – Señor, se perfectamente que soy mas miserable que un gusano, pero es que no he comido en mucho tiempo, y este trozo de carne no me ha servido mas que para despertarme el apetito. Seguro que tu no serás tan cruel como para no ayudarme un poco mas, pues tu conoces mis necesidades.
    Entonces cae un trozo de carne mayor, y tras agradecer fervientemente el milagro, el vagabundo se lo zampa en un santiamén.
    – Señor, ahora que he visto tu luz, te prometo volver al buen camino, pero tu sabes perfectamente que esto será difícil porque no tengo por donde empezar. Tu mas humilde siervo puede necesitar un poco mas de alimento hasta encontrar un trabajo decente.
    Entonces cae un gran pedazo de carne a su lado, y de nuevo el mendigo da las gracias a Dios y se lo come. Cuando ha acabado, el tipo se siente feliz y repleto de comida, así que se echa para atrás reclinándose en el banco de la iglesia… y entonces ve a un leproso pintando el techo de la capilla.
  • Un leproso entra corriendo en la consulta:
    – ¡Doctor, doctor, se me ha caído la verga!
    – ¡Vaya! ¿Ha traído el miembro?
    – Si, aquí la tengo.
    – Rápido, hay que ponerla con hielo… pero… esto no es… ¡esto parece un habano!
    – ¡Hostias! ¡Entonces me he fumado mi polla cuando venia en el autobús!
  • Una niña a la hora de la comida le dice a su madre:
    – Mama mama… mi sopa tiene carne
    La madre le quita la carne de dentro de la sopa, pero al rato la niña le vuelve a decir:
    – Mama mama … mi sopa tiene carne
    A lo que la madre le contesta:
    – Hay hija ten mas cuidao…
    Pero al poco rato
    – Mama mama mi sopa tine carne…
    La mama ya furiosa:
    – Hay hija tú y tu LEPRA!!!
  • ¿Que hace un leproso tocando la guitarra?
    – Carne molida…
    ¿Y un leproso con un epileptico?
    – Pastel de carne.
Te Recomendamos:   Chistes malos