Saltar al contenido

Chistes de matrimonio

Chistes de matrimonio
Chistes de matrimonio
Durante el matrimonio hay muchas experiencias divertidas por las que una pareja puede pasar. Los chistes sobre el matrimonio relatan esas situaciones divertidas que los recién casados atraviesan cuando empiezan a vivir juntos, así como las experiencias durante la boda e incluso en la cama. Si estás casado, estos chistes te recordarán seguramente alguna situación que hayas vivido con tu pareja y te harán morir de risa.

Chistes de matrimonio

  • – Mi esposa me hizo creyente
    – ¿Cómo es eso?
    – ¡No creí en el infierno hasta que me casé con ella!
  • La mujer está leyendo un libro y le dice a su marido:
    -¡Qué descaro! -¿Te gustaría creer, Alberto, que un tal Pablo Neruda ha publicado un libro copiando los poemas que me escribiste cuando estábamos comprometidos?
  • Un matrimonio que quiere separarse le pregunta a su hija, que tiene unos catorce años:
    – ¿A quién quieres ir con tu mamá o con tu papá?
    Y la hija pregunta:
    – ¿Quién se queda con el coche?
  • La esposa, después de aparcar el coche, le pregunta a su marido:
    – Mi vida, ¿me he alejado demasiado de la acera?
    El marido le responde:
    – ¿Cuál de ellos?
  • Un matrimonio, llega a tantas horas y la esposa lo espera en la cama:
    – Veamos, Juan, ¿por qué vienes a casa medio borracho?
    – No es culpa mía, me quedé sin dinero…

Chistes buenos de matrimonio

La señora llega a la casa de su hija y encuentra a su enojado yerno haciendo una maleta.
-¿Qué pasó? -pregunta.
-¿Qué ha pasado? – ¡Le diré exactamente lo que pasó, señora! Envié un correo electrónico a Catalina diciéndole que hoy volvía a casa de mi viaje de negocios. Llegué a casa y ¿puede adivinar lo que encontré? Mi esposa, sí, su hija, con un hombre desnudo en nuestra cama doble. Este es el fin de nuestro matrimonio. ¡Me voy de aquí para siempre!
-Cálmate! -dice la suegra. Algo no suena bien. Catalina nunca haría tal cosa. Yo la crié y la conozco bien. Espera un momento mientras averiguo lo que pasó.
Un momento después la suegra vuelve con una gran sonrisa.
-Ya ves, te dije que tenía que haber una explicación lógica… ¡Catalina no recibió tu e-mail!

Te Recomendamos:   Chistes de payasos