Saltar al contenido

Chistes de miedo

Chistes de miedo
Chistes de miedo
Muchos chistes para niños son tan ingeniosos y divertidos que incluso los adultos los encuentran graciosos. Algunos de ellos, porque están llenos de inocencia, y otros, porque representan situaciones tan reales como la vida misma, experiencias que nosotros mismos podemos haber vivido en primera persona.

Chistes de miedo

Un vampiro con la boca ensangrentada le pregunta a otro:
– ¿Dónde encontraste esa sangre tan apetecible?
– ¿Ves ese muro de hormigón que está allí?monstruo
– ¡¡Sí!!
– ¡Qué bien! Pues yo no lo vi.


– ¿Me da dos cruasanes?
– Pero, ¿usted no es Drácula?
– Sí.
– Pero, ¿no es verdad que usted solo bebe sangre?
– Efectivamente, señor. Fuera ha habido un accidente y me apetece mucho un cruasán relleno.


Está una niña en la Mansión del Terror y un fantasma grita:
– Uuuuh, ¡doy mucho miedo!
– ¡No, gracias! ¡Ya tengo suficiente!


Va Jaimito por la calle, cuando, de repente, se encuentra a su amigo. Este le dice:
-¡Hombre, Jaimito! ¿Cómo va todo?
-Uff. He estado a las puertas de la muerte.
-¿¡Pero cómo es eso, Jaimito!? ¿Qué ha pasado?
-Que vengo del cementerio.


¡Estoy hecho trizas!
Firmado: Frankenstein.
Dos vampiros se cruzan volando
– ¿Cómo te llamas?
– Vampi.
– ¿Vampi qué?
– Vampi Rito. ¿Y tú?
– Otto.
– ¿Otto qué?
– Otto Vampirito


¿Qué pide Drácula cuando entra en un bar?monstruo-1
Un vaso sanguíneo.


Estaba una familia de vampiros en la mesa almorzando cuando el hijo pregunta:
– Mamá, ¿puedo ir al servicio?
-Sí, pero no tardes que se te coagula la comida.

Te Recomendamos:   Chistes sevillanos

El Conde Drácula trabaja para reparar su ataúd y grita:
– ¡Vladimir!
– ¿Sí, Conde?
– Pásame el destornillador.
– Aquí tiene, señor.
– ¡Noooo! ¡El de cruz no!


¿Qué hace Drácula con un tractor?
Sembrar el miedo.


Cierto día se encuentran Batman y Drácula en una exposición sobre la Luna.
Drácula se queda mirando a Batman fijamente, hasta que Batman, incómodo, le pregunta:
– ¿Le pasa algo, Conde? ¿Necesita algo de mí?
Drácula le mira con más intensidad aún y le dice:
– Batman, dime la verdad, ¿no seremos primos?


¿Qué tienen un común un fin de semana y un murciélago?
¡Ambos pasan volando!


-Mamá, mamá, en el cole me llaman bruja.
-¡Pero bueno! ¿Y tú que les dices, hija?
-Nada. Les convierto en sapos a todos.


¿Por qué los fantasmas nunca hacen la colada?
Porque corren el peligro de meter en la lavadora a sus parientes.


En la noche de Halloween, un niño le pregunta a su padre:
-Papá, ¿en esta casa hay fantasmas?
-No, hijo, ¿quién te ha dicho eso?
-El cocinero.
-¡Recoge todo, que nos vamos de casa!
-¿Por qué, papá?
-¡¡Porque no tenemos cocinero!!