Saltar al contenido

Chistes de profesores

Chistes de profesores
Chistes de profesores
Aunque son nuestros guías en cada uno de los aprendizajes, los maestros nos han hecho pasar momentos de aburrimiento y por lo tanto, hemos creado una categoría especialmente para ellos, para recordarlos y hacerles un merecido homenaje.

Chistes de profesores

  • Un día Pedrito llega a la escuela y le pregunta a Jaimito:
    – Jaimito, ¿qué has escrito en tus deberes?
    Y dice Jaimito:
    – No he escrito nada, ¿y tú?
    – Yo tampoco escribí nada.
    Y dice Jaimito:
    – Noo… ¡El profesor pensará que nos hemos copiado!
  • – Maestro, ¿por qué me puso un cero?
    – No acertó con el cero, Jaimito.
    – ¡Pero acerté con mi nombre! ¡Entonces el cero no es mío!
  • En la clase de Jaimito, el maestro
    – Veamos a Jaimito salir al pizarrón y escribir “ametralladora”
    – ¿Y cómo escribes maestro?
    – Tal como suena.
    Y escribe:
    – Ratatatata.
  • Profesor: – Pepito, ¿cómo se llama el compuesto químico que evita el embarazo?
    Pepito: -Nitrato para ponerlo en
  • Un niño pequeño se acerca a su maestro:
    -Profesor, profesor: Jaimito me ha enviado al diablo.
    -¿Qué has hecho?
    -Vine a verle.

Chistes buenos de profesores

  • Había Jaimito en la escuela y la maestra le preguntó:
    – Jaimito, ¿cuánto es 4+4?
    – Esto… No lo sé, deben ser 9, ¿no?
    – Malo Jaimito, y ahora tienes 9 días fuera de la escuela.
    – Vamos a ver Fernandito, ¿cuánto es 10+5?
    – 15 señorita.
    Y la maestra responde:
    – Muy bien Fernandito, por haber contestado bien tienes 15 días de vacaciones.
    De repente la maestra se dio cuenta que Jaimito se estaba riendo sin parar, y le preguntó:
    – ¿Por qué te ríes tanto?
    – Fernandito es un maestro estúpido.
    – ¿Por qué, si respondió correctamente?
    – Si hubiera contestado 365, se habría ganado un año entero de vacaciones.
  • El tema del día en la clase era el miedo, el terror de los niños. El profesor empieza a preguntar
    – Pedrito, ¿a quién le tienes más miedo?
    – Al viejo del saco.
    – Pero Pedrito, el viejo del saco no existe, es una leyenda, no debes tener miedo.
    – Mariana, ¿de quién tienes más miedo?
    – A la mujer que llora.
    – Pero Mariana, la mujer llorona tampoco existe, es una leyenda. No debes tener miedo.
    – Juanito, ¿a quién le tienes más miedo?
    – De la mano peluda.
    – Pero Juanito, la mano peluda tampoco existe, es otra leyenda. Tampoco debes tener miedo
    – Pepito, ¿a quién le tienes más miedo?
    – Al maestro de los Hombres Mala.
    El silencio invadió el salón de clases hasta que el maestro dijo:
    – ¿Los Hombres Mala? Nunca he oído hablar de ese, ¿quién es?
    – Tampoco sé quién es el maestro, pero me temo que es el ser más terrible que puede caminar por la tierra, su maldad es implacable y su legado de terror se ha extendido por varias generaciones ya que cada noche mi madre dice al final de sus oraciones: No nos dejes caer en la tentación y libéranos de los Hombres Mala.
Te Recomendamos:   Chistes de psicólogos