Saltar al contenido

Chistes de psiquiatras

Chistes de psiquiatras
Chistes de psiquiatras
De los psiquiatras también podemos reírnos mucho.

Chistes de psiquiatras

El otro día, un loco del manicomio se estaba ahogando en un río dentro del recinto. Otro loco lo salvó y lo sacó del río.
Entonces, al día siguiente, aparecen los directores del manicomio y le dicen.
-Bueno, tenemos dos noticias que darte. Una buena y otra mala. La buena es que desde que salvaste a ese hombre, hemos visto que no estás loco y podrás salir de aquí mañana. La mala noticia es que dos horas después de haberlo salvado, el hombre se ahorcó.
Entonces el loco dice:
-No, yo lo colgué para que se secara.


Un paciente llama a la consulta de su psiquiatra y pregunta a la secretaria:
– Señorita, ¿está el psiquiatra?
– No señor, el doctor no está y, además señor, para su conocimiento, le aclaro que no se dice “psiquiatra”, sino “psiquiatra” porque la ‘p’ no se pronuncia. ¿Quiere dejar un mensaje, señor?
– Sí, dígale que le ha llamado Edro Erez, el paciente al que no se le pone dura la olla y por eso tiene problemas con las chicas.


En la consulta del psiquiatra: -Doctor, todas las noches tengo el mismo sueño: Empujo una puerta con una palabra escrita en ella. Empujo y empujo y empujo, pero nunca consigo abrirla.
-¿Y qué está escrito en la puerta? -**Tira**.
¿Por qué los hombres solteros y los casados se envidian mutuamente?
Porque ambos piensan que el otro folla más.

 


Un paciente llega con una crisis nerviosa y pide ver a su psiquiatra y dice:
– Doctor, hace más de un mes que sueño que mi suegra viene a comerme montada en un cocodrilo.
– ¿Sí? – responde el psiquiatra- -Sí doctor…
-Sí doctor… ojos amarillos, piel escamosa, dientes afilados…
– Pero hombre, ¡¡¡qué horror!!! dice el psiquiatra.
A lo que el hombre responde:
– Y espere, que ahora le voy a describir cómo es el cocodrilo.

Te Recomendamos:   Chistes de móviles

Un Doctor llega a visitar un manicomio y en su camino ve que uno de los internos
está cantando en una plaza y los demás locos están frente a él.
Al cabo de una hora el doctor vuelve a pasar y ve al loco que estaba cantando, pero ahora de espaldas al público.
su espalda al público. El médico pregunta a uno de los reclusos por qué el cantante se ha dado la vuelta.
el médico pregunta a uno de los reclusos por qué el cantante se había dado la vuelta, a lo que éste responde
– Es porque ese loco se creyó un casete y como terminó la cara “A” ahora estamos escuchando la cara “B”.
La cara “B”.


Un loco llama al manicomio y pregunta a la recepcionista:
– ¿Hay alguien en la habitación 207?
A lo que, tras consultar con los celadores para comprobar la ausencia de inquilinos en esa habitación, le dice
inquilinos en esa habitación, le responde:
– No, allí no hay nadie.
El loco responde:
– ¡Ah, bien, entonces me he escapado!


En un manicomio había dos locos y se escaparon en un coche, uno de ellos le dijo al otro:
– ¡Mira qué rápido van los árboles!
Y el otro contestó:
– ¡A la vuelta volveremos en un árbol!


Es conveniente que, de vez en cuando, nos planteemos cómo estamos, y este mensaje seguramente te ayudará a empezar…
seguramente te ayudará a empezar…


Durante una visita a un instituto psiquiátrico, un visitante preguntó al director qué criterios se utilizaban para definir
criterios se utilizaban para definir si un paciente debía ser admitido o no.
– Bueno, – dijo el Director, – llenamos una bañera, y luego ofrecemos una cuchara, una taza y un cubo al paciente,
una taza y un cubo al paciente y le pedimos que vacíe la bañera.
– Ah, ya entiendo -dijo el visitante-. Una persona normal utilizaría el cubo porque es más grande que la cuchara y la taza.
Más grande que la cuchara y la taza.
– No”, dijo el Director, “una persona normal sacaría el tapón”. ….
¿Quiere una habitación con o sin vistas?

Te Recomendamos:   Chistes de jefes

Un hombre, en la consulta de un prestigioso psicólogo:
– Doctor, hace años que tengo unas obsesiones horribles y nadie ha podido ayudarme.
– ¿A quién ha acudido antes?
– Al Dr. Guebel.
– No me extraña, ese tipo es un idiota. Tengo curiosidad, ¿qué te aconsejó?
– Que viniera a consultarle.


Un inspector se paseaba por los pasillos de un manicomio, acompañado por el director,
haciendo una inspección de rutina, cuando un recluso pasó corriendo junto a él, haciendo el ruido de una moto,
haciendo el ruido de una moto.
El inspector le dice al director:
– ¿Podría decirle a ese interno que no haga eso?
– ¿Por qué? ¿Le molesta el ruido?
– No, ¡el humo me molesta!


Una señora va a ver al psiquiatra y le dice:
– Doctor, tiene que ayudar a mi marido.
– ¿Qué le pasa a su marido?
– Cree que es una nevera.
– Ah, ya veo. Yo en su lugar no me preocuparía. Mucha gente tiene este tipo de alucinaciones.
Alucinaciones. Se le pasarán en unos meses.
– Pero usted no entiende, doctor. Duerme con la boca abierta y la luz no me deja dormir…


Un supervisor del Ministerio de Sanidad visita un manicomio porque ha recibido informes sobre
el crecimiento de la tasa de mortalidad. Le pide al director la muerte
de muertes y comienza a leer los correspondientes al mes de marzo. La lectura es la siguiente:
Marzo: Paro cardíaco: 2; Riña: 1; Higuera de la muerte: 2.
Ve las correspondientes al mes de abril:
Abril: Muerte natural: 1; Sobredosis: 1; Higuera de la muerte: 6.
Y así consultar las estadísticas del mes de mayo:
Mayo: Paro cardíaco: 1; Higuera de la Muerte: 14.

Te Recomendamos:   Chistes de Jesucristo

Intrigado, consulta al director qué significa la “Higuera de la Muerte”.
El director le lleva al patio. Hay una higuera enorme con todos los
locos trepando por ella.
El director le dice: ¿y por qué se llama así?
– Espere unos momentos y lo averiguará.
Al cabo de un rato uno de los locos salta de ella diciendo:
– ¡Estoy maduroooooo!