Saltar al contenido

Chistes de viejas

Chistes de viejas
Los mejores Chistes de viejitos de la web.

Chistes de viejas

  • Necesito cambiar mi contraseña, ¿cómo lo hago?
    Tienes que entrar con la antigua.
    Bueno, he estado con la abuela por un tiempo y ella tampoco sabe…
  • La vieja verde: Me comería tu coño todo el día.
    Viejito: ¿Qué has dicho?
    Viejo verde: Que por ser otoño es un día muy bueno.
    Viejita: No, no, ahora ve y cómetelo, lengua viva.
  • Manolo, eres un viejo pedorro.
    Y tú eres un viejo chocho, Carmela.
  • Cartero – Este paquete es para ti.
    Anciana: Oops, hace años que no me dicen que… jiijijijijijiii
  • Abuelo, sabes que te quiero mucho.
    Lo sé.
    Por eso necesito pedirte un último favor.
    ¿Qué es lo que necesitas?
    Ese enchufe de tu máquina para cargar tu teléfono celular.
    Nooooo… cabróooooon….
  • Quería un bastón.
    Claro, elige… jijijijijijijii
    serás pendejo….
  • Una anciana le dice a otra: Con el paso de los años, mi marido es aún más bestia en la cama.
  • ¿Te hace el amor de forma salvaje?
    No, moja su cama para marcar su territorio.
  • Un grupo de viejos chismosos se reúnen y empiezan a chismorrear, y un vecino medio sordo que los oye le pregunta a uno de ellos: “Oye, ¿de qué estás hablando que yo no sepa?
  • A lo que ella responde: Una pelea, una pelea…
    ¿Una qué?
    Nada, nada, una disputa.
    Ah, bueno, no debe haber sido un niño.
  • Papá, papá, ¿qué es una secuela?
    ¿Recuerdas a la anciana que estaba en la cola del supermercado y le di una paliza?
    Sí.
    Bueno, esa ya no es una secuela.
    Pepa, mira, ese hombre rubio con gafas no te quita los ojos de encima.
    Loli, que es mi médico y me ha prohibido beber alcohol, lo esconde un poco.
  • Viejo Cumpleañero: ¡Ni un maldito amigo de la infancia vino a mi fiesta!
    Pero tío, ¿cuántos hizo?
    113, el imbécil.
  • ¡Hola abuela!
    Hola Desastre.
    ¿Por qué?
    Cosí los agujeros de tus pantalones, estaban rasgados.
    ¡Vamos, demos por sentado los nuevos vaqueros!
  • Abuelo, abuelo, ¿cómo es que después de tantos años sigues llamando a la abuela mi amor, mi cielo… etc. ¿Cuál es el secreto?
    El secreto hijo, es que olvidé su nombre hace 5 años y tengo miedo de preguntarle…
  • Oye, estás sordo, ¿eh?
    Sí, un poco más, pero ya estoy a dieta.
  • Hoy una monja me pidió dinero para las Hermanitas de Cristo.
    Desgraciadamente, pobre ignorante, si Cristo fuera hijo único. Estoy seguro de que era para drogas…
  • ¿Todavía tienes Orgasmos?
    No, sólo Gladiolos y Crisantemos.
Te Recomendamos:   Chistes de la mili