Saltar al contenido

Chistes para reírse hasta llorar

Chistes para reírse hasta llorar
Google está lleno de sitios de chistes para reír hasta que llores y acá te traemos un recopilatorio de los mejores chistes.

Chistes para reírse hasta llorar

  • – Hola, ¿tienes algún libro para los cansados?
    – Sí, pero están agotados.
  • – Soy celíaco.
    – Encantado de conocerte, soy Antoniaco.
  • – Qué fortuna ha hecho Henry Ford con los coches”
    – ¡Y su hermano Roque con los quesos!
  • – ¿Qué hace un perro con un taladro?
    – Taladrando.
  • – ¿Qué le dice una gallina deprimida a otra gallina deprimida?
    – Necesitamos apoyo.
  • – ¿Qué le dice una barra de pan a otra?
    – Aquí hay una miga.
  • – ¿Sabes por qué no puedes discutir con un DJ?
    – Porque siempre están cambiando de tema.
  • – ¿Por qué la impresora tuvo un paro cardíaco?
    – Parece que tenía una impresión muy fuerte.
  • – ¿Qué hace un mudo bailando?
    – Un movimiento.
  • – ¿Por qué los adivinos no pueden tener hijos?
    – Porque tienen bolas de cristal.
  • – Hola muñeca.
    – Hola tobillo.
  • – ¿Por qué el mar no se seca?
    – Porque no tiene toalla.
  • – ¿Qué hace una abeja en el gimnasio?
    – Zumba
  • – Doctor, soy asmático, ¿es grave?
    – No, amigo mío, es una escrófula.
  • – ¿De qué se quejan siempre los astronautas?
    – De la falta de espacio.
  • – Mamá, en la escuela me llaman distraída.
    – Niño, esta no es tu casa.
  • – Papá, mamá dice que estás obsesionado con tu celular.
    – Cállate, Alfonsiete.
  • – ¿Qué le dice el sello a su madre?
    -Te quiero, madre foca.
  • – Doctor, todo mi cuerpo está cubierto de pelo. ¿De qué sufro?
    – Sufre de un poco de pelo.
  • – ¿Qué le dice un impresor a otro?
    – Esa hoja es tuya o mi impresión.
  • – ¿Cuánto cuesta alquilar un coche?
    – Depende del clima.
    – Bien, digamos que llueve.
  • Un hombre entra en un restaurante y el camarero le pregunta:
    – ¿El caballero vino con vino blanco?
    – No fue así cuando vio los precios.
  • Un paciente entra en una oficina.
    – ¿Qué lo trajo aquí? -pregunta el doctor.
    – Una ambulancia, ¿por qué?
  • – ¿Cómo es que una suegra parece una nube?
    – En que cuando se van se queda una buena tarde.
  • – Disculpe, ¿dónde está la sección del libro sobre el sentido del gusto?
    – Lo siento, no hay nada escrito sobre el gusto.
  • – ¿Sabe lo que un .gif le dice a un .jpg?
    – ¡Anímate, hombre!
  • Una familia ocupó un pedazo de tierra en Hawaii.
    Ahora veamos quién los desaloha.
Te Recomendamos:   Chistes de toreros